Cejbingo Noticias

Navarra ordena el cierre de los Locales de Juego a las 9 de la tarde

navarra

Una Orden de la Consejería de Salud de la Comunidad Foral publicada en el BON iguala el horario impuesto al Sector del Juego al que rige en la Hostelería

En la Comunidad de Navarra no solo las actividades de juego quedan sujetas hasta el próximo día 28 de enero al mismo horario que el de la Hostelería, sino también sus aforos, que se reducen al 30%. De este modo y tras una Orden de la Consejería de Salud del Gobierno Autónomo, las 21 horas, desalojo incluido, serán el límite para todos los establecimientos de ambos sectores.

Además y según las medidas contra el coronavirus adoptadas por el Gobierno de la Comunidad en las puertas de los Bingos, Salones de Juego y locales de Apuestas deberán colocarse carteles informativos sobre el aforo máximo del establecimiento ya señalado del 30%, aunque el comercio minorista se ha regulado en el 50%.

Por otra parte, la Comunidad ha establecido un incentivo fiscal a los propietarios de locales en alquiler que desarrollan actividades vinculadas con la hostelería, el comercio y el sector turístico, y hubieran acordado voluntariamente una rebaja del alquiler correspondiente a los meses de enero, febrero y marzo de 2021, consiste en la posibilidad de computar tal rebaja como gasto deducible para el cálculo del rendimiento del capital inmobiliario.

A continuación ofrecemos el comunicado de prensa de la rueda de prensa oficial, el enlace a la citada rueda de prensa íntegro y el documento oficial del Gobierno de Navarra donde se explican las “Medidas Preventivas para Navarra. Estado de Alarma y Confinamiento Perimetral con el fin de hacer frente a la crisis sanitaria del Covid-19”, además del pdf del Boletín Oficial Navarra donde quedan publicados el Decreto y la Orden para su entrada en vigor.

Navarra adelanta el cierre de la hostelería a las 21:00 horas, prohíbe fumar en terrazas y rebaja el aforo de medianas y grandes superficies al 30%

Las medidas entrarán en vigor este viernes y se prorroga también el cierre perimetral, el toque de queda y la limitación de reuniones

Navarra refuerza las medidas preventivas frente al COVID-19 ante el incremento de contagios tras la temporada navideña, con nuevas limitaciones en el sector de la hostelería y del comercio, y la prórroga del cierre perimetral, el toque de queda y la limitación de reuniones.

Concretamente, según una Orden Foral de la consejera de Salud, se mantienen los aforos en hostelería (100% exterior y 30% interior), pero se adelanta el cierre de los establecimientos a las 21:00 horas desalojo incluido (hasta ahora era a las 22:00 h.) y se prohíbe fumar en terrazas y barriles en todos los establecimientos de hostelería y restauración.

En lo que respecta al comercio, la Orden Foral señala que los establecimientos que tengan la condición de hipermercados, medias y grandes superficies, centros, parques comerciales o que formen parte de ellos no podrán superar el 30% de su capacidad, aplicándose el mismo aforo en cada una de sus plantas y comercios, así como en sus zonas comunes, independientemente de su superficie. Esta decisión se adopta para paliar el mayor riesgo de movilidad y aglomeraciones con motivo de la época de rebajas. Por su parte, el comercio minorista se mantiene con un aforo del 50% como hasta ahora.

Además, se recomienda que los centros de trabajo escalonen las entradas y salidas del personal trabajador a las horas punta con el fin de evitar aglomeraciones en las principales líneas de transporte público.

Las nuevas medidas se aplicarán a partir de este viernes, 15 de enero y tendrán vigencia hasta el día 28, aunque podrán ser revisadas la próxima semana cuando se cuente con la perspectiva más amplia de los efectos del incremento de relaciones sociales y familiares de Navidad y el retorno al ritmo habitual de la vida diaria.

También hasta el 28 de enero se prorroga el Decreto Foral de la Presidenta sobre movilidad y reuniones. Así, se mantienen el cierre perimetral de la Comunidad Foral y el toque de queda de las 23:00 horas a las 06:00 horas, y se limitan las reuniones a 6 personas en el ámbito público y privado, en este último de un máximo de dos unidades de convivencia.

Para responder a las dudas que puedan surgir entre la ciudadanía, el Gobierno de Navarra ha actualizado el documento de preguntas más frecuentes sobre la normativa vigente frente al COVID-19, que se encuentra publicado en la web de coronavirus.

En situación de alerta y “riesgo alto”, pendiente de la evolución

Estas novedades, avaladas por los correspondientes informes técnicos y comités de expertos, han sido dadas a conocer esta mañana en rueda de prensa por la consejera de Salud, Santos Induráin; el director general de Salud, Carlos Artundo, y la directora-gerente del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, Marian Nuin.

Según han explicado, las limitaciones se han adaptado a un escenario que, de acuerdo a los diferentes indicadores sanitarios, sitúa actualmente a Navarra en “riesgo alto reforzado”, según su hoja de ruta. De hecho, en los últimos catorce días la incidencia ha pasado de 192 a 301 casos por 100.000 habitantes (el riesgo alto es a partir de 250 casos). Este incremento está produciendo ya un “incipiente impacto” en la situación hospitalaria.

Ello, a pesar de que, ya el pasado 26 de diciembre, el Departamento de Salud anticipó un primer paquete de medidas preventivas, con la supresión de la movilidad nocturna e interautonómica para la reagrupación familiar y de allegados en Nochevieja y Año Nuevo, y la reducción de 10 a 6 personas como máximo para las reuniones. Unas restricciones estas que, en su opinión, “probablemente han permitido a Navarra mantenerse por debajo de la media estatal en este arranque de enero, ya que en España el dato a 14 días es de 454 casos por 100.00 habitantes frente a los 301 de la Comunidad Foral”.

No obstante, la evolución de la pandemia desde antes de Navidad, con un aumento de los casos del 38% sin incluir todavía el tramo de Reyes, la presencia de la cepa británica (se han detectado 3 casos) y el retorno a la vida cotidiana laboral y escolar han aconsejado hacer una nuevo análisis y evaluación de la situación.

Según el último informe de vigilancia epidemiológica del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, además de la incidencia por cada 100.000 habitantes, en el número de contagios diarios se ha pasado de una horquilla de entre 57-79 casos diarios en la semana previa a las fiestas a la de 154-182 de esta semana inicial de enero post fiestas y la  positividad de las pruebas ha crecido del 5 al 8%.

Por su parte, los datos del impacto sanitario también empiezan a apuntar en la misma tendencia, teniendo en cuenta la distancia temporal entre los primeros contagios y la presión hospitalaria. Se ha experimentado un incremento en los ingresos semanales (52 a 58) y permanecen 15 personas ingresadas en UCI, cuando la hoja de ruta cifra en 30 personas el límite para pasar al escenario de riesgo muy alto, si se cumplen los parámetros del bloque epidemiológico, como así es.

Todos estos indicadores muestran una tendencia creciente, acercándose al nivel de “riesgo muy alto” que conllevaría un endurecimiento de las restricciones, cuestión que será monitorizada diaria y semanalmente para actualizar las medidas si es preciso, según han indicado.

La próxima semana comenzará vacunarse al personal sanitario

El Departamento de Salud está centrando también sus esfuerzos en el desarrollo del proceso de vacunación frente al COVID-19.

El plan de vacunación avanza en Navarra con un ritmo “progresivo” (más de 1.000 vacunas ya al día) y “creciente” según el cronograma fijado, que trata de conjugar la llegada de suministros con el mantenimiento de una reserva estratégica.

Esta primera ronda de inmunización para 13.000 residentes y profesionales de un centenar de centros sociosanitarios concluirá el 21 de enero. Hasta el momento la respuesta ha sido positiva, con la participación del 92% de los citados. La segunda dosis que cierra su ciclo de inmunización, el 12 de febrero.

De modo simultáneo, la próxima semana se iniciará la vacunación de los profesionales sanitarios, un sector que cuenta con más de 18.000 personas, y al mismo tiempo la de personas con gran dependencia no institucionalizados y personas convivientes y cuidadoras, otras 7.000 personas más.

Tras esta primera etapa, el siguiente grupo prioritario, ya de población general, son las personas mayores y crónicos, a los que seguirán otros como personas vulnerables por su situación socioeconómica, profesiones esenciales, docentes, personas de entornos cerrados, población infantil y adolescente… hasta llegar a la población adulta sin condiciones de riesgo.

La priorización de los grupos se realiza en función de criterios objetivos como la morbilidad/mortalidad; exposición al virus, impacto social/económico y riesgo de transmisión. Cabe recordar que el objetivo estratégico del plan nacional de vacunación COVID-19 habla de llegar al 90% de los centros sociosanitarios, al 70% del personal sanitario y sociosanitario y al 85% de las personas con más de 65 años.

AZAR PLUS 15.01.21