Cejbingo Noticias

El sector del juego presencial se deja 560 millones y 10.000 empleos con el confinamiento

ruleta

EXPANSION

Según un estudio sobre el impacto del Covid-19 el sector del juego presencial elaborado Estudio de Sociología Consultores, la crisis del coronavirus destruirá al menos 10.000 empleos directos y 15.000 empleos en hostelería si el estado de alarma se levantase el día 26de abril, y se recrudecería en caso de que se prolongase más allá de esa fecha.

Con todos los establecimientos cerrados desde hace un mes, el sector del juego presencial se prepara para un escenario de absoluta incertidumbre en el que, en el mejor de los casos, dejará de ingresar 560 millones de euros. Esto es si se levantase el estado de alarma el próximo día 26 de abril, como está previsto en un principio.

En el supuesto más favorable, el sector del juego presencial de entretenimiento habrá perdido el 27% de sus ingresos, el 24% del empleo directo y el 31% del empleo que sostiene en la hostelería (indirectos) de cara a final de año.

Según un estudio sobre el impacto del Covid-19 en esta industria elaborado por José Antonio Gómez Yáñez, de Estudio de Sociología Consultores, la crisis del coronavirus destruirá 10.000 empleos directos y 15.000 empleos en hostelería, siempre y cuando se permita la reapertura de los establecimientos de juego (casinos, bingos, salones de juego y de máquinas recreativas) a partir del 26 de abril. En caso de que se ampliase de nuevo el estado de alarma, las pérdidas económicas y de personal se incrementarían progresivamente.

El impacto en los próximos meses

Una vez se levante el estado de alarma, el estudio contempla tres dinámicas de recuperación, es decir tres fases que se sucederán hasta la recuperación de la normalidad total en los establecimientos:

Durante los dos primeros meses se daría una apertura parcial de los locales de restauración y ocio con limitaciones de aforo del 50%. Otros dos meses más, que denomina de demanda en transición, esto es una afluencia de clientes del 65% con respecto a la habitual. Y finalmente, una fase de demanda en recuperación, con afluencia de entre el 75% y el 85%, para agosto o septiembre.

El estudio tiene en cuenta a casinos, bingos, salones de juego y máquinas recreativas, así como los puntos de venta de SELAE y la ONCE, para los que los efectos del covid-19, calcula, que durarán meses. En cambio,no tiene en cuenta las apuestas, pues consideran que su efecto se recupera en cuanto arranquen las grandes competiciones deportivas.

¿Y si se prolonga más allá del 26 de abril?

Si el estado de alarma se prolongase más allá de esta fecha, el escenario iría empeorando progresivamente para el sector.

Si la reapertura de los establecimientos fuese el 9 de mayo el retroceso a finales de 2020 alcanzaría el 31% de los ingresos y el 28% del empleo, superando el 37% en el sostenimiento del empleo en hosteleria. Y, en el peor de los escenarios que contempla, si no hubiese opción de reabrir hasta el 30 de mayo prevé una reducción de ingresos de las empresas del 35%, con una perdida de empleo del 31%.

Fin de la tendencia

Si se echa la vista hacia 2019 el juego presencial tuvo unos ingresos de unos 4.500 millones de euros, generando empleo directo para 48.000 empleados y otros 50.000 en la hostelería, una tendencia que siguió en los dos primeros meses de este año y que con el coronavirus se ha invertido.

En estas últimas semanas, con el cierre de todos los establecimientos, muchas empresas del sector han aplicado expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) a sus trabajadores que, en total, afectan a unos 40.000 de sus 47.800 empleados.

Diario EXPANSIÓN