Cejbingo Noticias

El bingo y su búsqueda de productos para un nuevo modelo de negocio que no acaba de perfilarse

ballesteroshenar

Jose Ballesteros (FEJBA) y Fernando Henar (CEJ)

Este es un asunto crucial sobre el que habrá que volver en el III FORO NACIONAL DEL BINGO.

El retroceso experimentado por el bingo español no tiene parangón con el resto de subsectores. Su caída en los últimos diez años ha sido vertiginosa en cifras de venta y número de salas. Apenas subsisten alrededor de 300 bingos con unas ventas aproximadas de 700 millones de euros anuales y dando soporte laboral a más de 8.000 profesionales. Son datos que invitan a la reflexión y como no a la búsqueda de soluciones.

Las soluciones pasan como apuntó Fernando Luis Henar en el II FORO NACIONAL DEL BINGO por la búsqueda de un nuevo modelo de negocio, por conseguir un esquema de sostenibilidad del sector que implica una nueva oferta, con diversas modalidades de bingo y otros juegos, contando para ello con regulaciones que favorezcan la innovación, fiscalidad adecuada y capacidad de gestión por parte de los empresarios. Pero ésa búsqueda, que es de importancia capital para garantizar la supervivencia del sector, implica definir por parte de fabricantes y operadores cuales pueden ser ésas nuevas modalidades de bingo y ésos alicientes alternativos basados en la propia esencia del juego pero que introduzcan en el mismo renovados motivos de emoción e interés para el público. ¿ Hay un proceso destinado a testar posibles nuevos modelos de bingo y productos distintos que encajan con su oferta ? Lo cierto es que en ése sentido los avances que se registran son muy pocos, de corto vuelo y no contribuyen a la definición de un nuevo perfil del bingo como centro de entretenimiento basado en una multioferta.

La búsqueda o definición de una imagen del bingo diferente a la actual pasa, inevitablemente, por auscultar las demandas del público. Lo manifestó Jesús Serrano en el FORO antes mencionado cuando aludió a que en éste caso se está olvidando lo más importante: la opinión del cliente. Un cliente al que no se tiene en cuente en la medida necesaria y cuyas preferencias puedan resultar determinantes llegado el momento de ése diseño del nuevo modelo de negocio. Que no concluirá positivamente hasta que no se tengan en la mano productos de nuevo cuño que fomenten la fidelidad del público tradicional y atraigan a otro más joven. Mientras ambas propuestas no se armonicen seguirá la cuesta abajo sectorial.

Este es un asunto crucial sobre el que habrá que volver en el III FORO NACIONAL DEL BINGO. Pero para extraer conclusiones que vayan más allá de las palabras que se lleva el viento.

 

SECTOR DEL JUEGO