Cejbingo Noticias

EL BINGO DE CATALUÑA NO AGUANTA MÁS TANTA PARÁLISIS

cata

No es admisible el retraso de años que está experimentando el bingo electrónico de sala.

En el especial que hemos dedicado al juego de Cataluña han desfilado los presidentes de las tres asociaciones que aglutinan los intereses empresariales del territorio: AEJEA ( Javier Franch ), GREMI ( David González ), y ASCABIN ( Emilio Rodriguez ) . Independientemente de las reivindicaciones planteadas por cada uno de los presidentes, coindidentes en lo esencial, el principal dato que se desprende de sus respuestas es inequívocamente el mismo.  El bingo de Cataluña no aguanta más una larguísima parálisis regulatoria que amenaza el futuro del sector y la supervivencia de no pocas salas. Un estancamiento que está dando como resultado un retroceso constante en las ventas y significativo respecto a la evolución media que presentan la mayoría de CCAA.

En otro tiempo y con circunstancias políticas bien diferentes a las actuales Cataluña abrió sendas de progreso para el juego en general y el bingo en particular. Y en el caso de éste último se mostró como un territorio innovador y con vocación de avance cuyos pasos al frente y aires de modernidad eran imitados. Ahora mismo la situación es totalmente distintas: mientras otras comunidades adoptan medidas reactivadoras para el bingo en Cataluña el estancamiento es manifiesto y las perspectivas no apuntan a que haya visos de salir a corto plazo.

No es admisible el retraso de años que está experimentando el bingo electrónico de sala en Cataluña. Máxime cuando es un producto que ha demostrado ser un revulsivo económico en otras comunidades. Un revulsivo que demandan imperiosamente los bingos catalanes, sumidos en éstos momentos en una inercia que, de perdurar, culminará con el cese de bastantes negocios del bingo que hace tiempo dejaron de serlo. Se impone salir de la parálisis por la vía de urgencia. Menos política, menos “procés”, menos hablar siempre de lo mismo y más atender las demandas de los sectores económicos. Y el bingo lo es, para los empresarios y la propia Generalitat.

 

SECTOR DEL JUEGO