Cejbingo Noticias

APEBI no ve motivos para cambiar la Ley del Juego pero de ser así la nueva norma debe otorgar seguridad jurídica a los bingos

canarias

EN LO RELATIVO A LOS PROBLEMAS EN LA TEMPORALIDAD DE LAS AUTORIZACIONES DE APERTURA.

APEBI, Asociación de Empresas del Juego del Bingo cuyo representante es Salvador Alemán Alvarez, ha presentado alegaciones a la consulta pública previa a la elaboración del anteproyecto de Ley del Juego de Canarias.

Desde APEBI comparten la idea de que una Ley del Juego debe regular perfectamente los mecanismos necesarios para evitar adicciones, el acceso de los menores a este tipo de sistemas de ocio que pueden ser adictivos y peligrosos para la sociedad, diseñar políticas de prevención y campañas educativas de juego responsable y que eviten que pueda fomentarse el hábito en el juego. La tolerancia en este sentido debe ser cero.

Pero desde APEBI resaltan que en Canarias “no ha proliferado de forma desmedida y no existen más consecuencias negativas derivadas del ejercicio de actividades de juego de las que podía haber años atrás”. Consideran que en estos últimos años no ha habido una creciente y preocupante alarma social por el juego. “Todo apunta a campañas de desprestigio contra el Sector importadas por problemas que ha podido haber en otras Comunidades Autónomas que sin justificación sobre datos reales acaba proyectándose también al debate político de nuestra Comunidad Autónoma”, destacan.

Los mecanismos de control a los que ahora apela la Administración “llevan implantados desde hace muchos años, y han evitado una proliferación descontrolada y desproporcionada de la actividad de juego y sus consecuencias. Circunstancia que no ha ocurrido en otras Comunidades Autónomas en donde su regulación no ha sido la misma”. La realidad es que las denuncias que pueda haber ante otras autoridades administrativas relacionada con juego problemático y/o patológico entre los menores , o relacionadas con una excesiva concentración o masificación de locales de juego en determinadas zonas geográficas es inexistente o de escasa incidencia.

Como APEMARTE tampoco creen que la regulación actual esté desfasada y que “con pequeñas modificaciones vía Decreto podrían haberse mejorado y reforzado tales mecanismos de control”. APEBI solicita que previa a la elaboración del texto definitivo, sería aconsejable la elaboración de una mesa de trabajo con la intervención de los agentes implicados que “de una forma sosegada, con un riguroso estudio de los datos disponibles y con una adecuada ponderación de todos los intereses afectados, sobre la base del texto actual, que en absoluto es malo, poder introducir algún matiz que garanticen los objetivos de la norma”.

La futura norma, según APEBI, debería otorgar seguridad jurídica a las salas de bingo en lo relativo a su problema en la temporalidad de las Autorizaciones de Apertura. “La seguridad jurídica que requieren las empresas en este aspecto no debe ser incompatible con la intervención administrativa en el sector del juego. Se ha de tener en cuenta que las salas de bingo son las que, proporcionalmente, mas puestos de trabajo aportan al sector del juego presencial. Muy por encima, proporcionalmente hablando, de cualquier otra actividad que se dedique al juego, y que genera unos ingresos para las arcas de la Comunidad de unos  21.000.000 €, y que por lo tanto también merece reconocimiento”.

.

 

Sector del Juego